Mesa Redonda con Monedero

MESA REDONDA: “ESPIRITUALIDAD Y POLÍTICA”

“Si quieres construir un barco y navegar, no empieces por buscar madera, cortar tablas o distribuir el trabajo, sino que primero has de evocar en los hombres y mujeres el ANHELO por el mar” (A. Saint Exupery).

“La democracia es el régimen bajo el cual los más débiles tienen las mismas posibilidades que los más fuertes” (Gandhi).

¿Qué pretende?:

“Se trata de aunar “el arte de vivir” (espiritualidad) con “el arte de convivir” (política)”.

Visibilizar la complementariedad de la espiritualidad y la política y de cómo la inteligencia espiritual (la dimensión más profunda de lo humano) puede iluminar y dar sentido profundo y de servicio a la acción política. Queremos cuestionar el cliché que vincula la espiritualidad a determinadas opciones políticas conservadoras y profundizar en los valores que aporta la espiritualidad a la construcción de una sociedad nueva fundada en la Declaración Universal de los Derechos Humanos y los valores de la Carta de la Tierra.
También pretendemos que se viva la espiritualidad unida al compromiso con la ética y la justicia, desde los más empobrecidos, promoviendo acciones políticas que potencien al ser humano de modo integral. Todo ello, sin pretender imponer idea o creencia alguna al conjunto de la sociedad, y en el marco de un estado genuinamente laico y aconfesional.

A la vida y a la acción política le hace falta “sentido profundo”, “alma”, “anhelo”, generosidad, humildad, unidad, mística transformadora, trascendencia y sobre todo ejemplaridad.

¿A través de que experiencias?

– Desde el campo de la teología feminista, Pepa Torres (Filósofa, Teóloga y Educadora social. Vive en una comunidad intercongregacional en el madrileño barrio de Lavapiés. Allí apoya los movimientos sociales y la defensa de los derechos humanos, especialmente desde la Red Interlavapiés).
– Desde la experiencia de servicio político en el ayuntamiento de Madrid, Carlos Sánchez Mato (concejal de Economía y Hacienda en el ayuntamiento de Madrid. Profundo y Valiente como pocos. Apasionado por aquel revolucionario mensaje del sermón del monte del Evangelio),
– Desde el campo de la teología Espiritual Enma Martínez Ocaña (Licenciada en Hª y Teología Espiritual. Psicoterapeuta. Miembro de la ATE -Asociación de Teólogas- y Mujeres y teología”. Comprometida en la formación permanente de personas adultas vinculando psicología-espiritualidad-política.) y,
– Desde el campo de la reflexión y participación política Juan Carlos Monedero (Cofundador de podemos, profesor, polítologo. ¿Qué decir de él que no sepamos?. Siempre nos hace pensar y nunca nos deja indiferentes. Buscador incansable por vivir desde el espíritu del 15M el “anhelo de mar).

¿Cuándo y en qué lugar?

El viernes 7 de Abril de 19h a 21h. EN LA MORADA. Madrid. Calle Fernando Poo, 4. Metro: Delicias, línea 3.

“La espiritualidad no es monopolio de las religiones, sino la dimensión más profunda de lo humano. Es la capacidad de dialogar, escuchar la llamada del corazón y un instrumento de progreso, transformación y movilización social en orden a construir una sociedad más fraterna y justa para todos, especialmente para los marginados y los humillados” (Carta Fundacional Circulo Espiritualidad Progresista).

“La Espiritualidad subyace a la religión porque es anterior a ella. La espiritualidad es una dimensión inherente al ser humano como la razón, la voluntad y la sexualidad. Es el lado profundo, de donde surgen las cuestiones del sentido terminal de la vida y del mundo. Lamentablemente estas cuestiones han sido consideradas como algo privado y sin gran valor. Pero sin incorporarlas, la vida pierde irradiación y alegría. Los neurólogos concluyeron que siempre que el ser humano aborda estas cuestiones del sentido, de lo sagrado y de Dios, hay una aceleración sensible de las neuronas del lóbulo frontal. Llamaron a esto «punto Dios» en el cerebro, una especie de órgano interior por el cual captamos la Presencia de una Energía poderosa y amorosa que liga y re-liga todas las cosas. Alimentar ese «punto Dios» nos hace más solidarios, amorosos y cuidadosos. Todos, necesitamos cultivar y ser iniciados en esta espiritualidad, pues nos vuelve más sensibles a los otros, más ligados a la madre Tierra, a la naturaleza y al cuidado, valores sin los cuales no garantizaremos un futuro bueno para nosotros”. (Leonardo Boff).

“Es un grave error pensar que la espiritualidad atañe a la vida privada y que la política se encarga de la vida pública. La espiritualidad –la luz en los ojos, la paz en el corazón, el respiro en el pecho– de las personas y de las comunidades transforma la vida pública. La política –la calidad del trabajo y del salario, el sistema sanitario o educativo, el cuidado de la naturaleza, la vivienda en que vivimos…– nos configura en lo más íntimo de nuestra vida privada. La política –la grande y la pequeña, ambas inseparables– es el cuidado del bien común de la humanidad, empezando por los últimos, y de todos los seres empezando por los más amenazados”. (José Arregui).