Visión

ENTREVISTA A LOS PORTAVOCES DEL CÍRCULO PODEMOS ESPIRITUALIDAD PROGRESISTA

El Círculo PODEMOS de Espiritualidad Progresista pretende ser un instrumento integral de acción social y política. Se ofrece, además, como un espacio de encuentro, sinergia y crecimiento en conciencia personal y colectiva que quiere abrirse a todos y todas.

La espiritualidad no es monopolio de las religiones, sino una dimensión de lo humano. Es la capacidad de dialogar con lo profundo, escuchar la llamada del corazón, que nos lleva a reconocer el aspecto sagrado del ser humano y de toda forma de vida y trascender nuestra realidad más inmediata. Creemos que la espiritualidad es también un instrumento de progreso, transformación y movilización social en orden a unos cambios profundos en la sociedad que supongan más justicia para todos, especialmente para los marginados y los humillados. El camino es la concienciación personal y social que desarrolle lo mejor del ser humano, disipe miedos y suscite esperanza.

Desde el auge del racionalismo la espiritualidad ha quedado relegada a un segundo plano, lo que ha mermado el potencial de los procesos sociales –en especial durante el siglo XX–, pues raramente se favorecía el desarrollo de la persona y de la comunidad en toda su plenitud.  En nuestro círculo entendemos la política como una vocación de servicio y empoderamiento de la ciudadanía orientados al bien común. El poder de unos solamente es ético si refuerza el poder de los otros y alienta relaciones de amor y cooperación entre todos.

Sobre esta base, el círculo quiere ser un instrumento al servicio de todas las personas para dar paso a una sociedad nueva fundada en el respeto y cuidado de la naturaleza, los derechos humanos universales, la justicia social y económica, la democracia, la no violencia y una cultura de paz.

El círculo acoge todas las formas de espiritualidad que acepten los principios democráticos, los derechos humanos y los valores más progresistas de la Carta de la Tierra, y excluye todas las que defiendan posturas fundamentalistas, dogmáticas, alienantes, autoritarias, sectarias, excluyentes, sexistas, homófobas, racistas y xenófobas.

El círculo se propone los siguientes fines:

1. Vivir la política de un modo más humano, participativo e integrador, como un ejercicio ético-espiritual que ponga a las personas en primer lugar, por encima de las ideas y los intereses partidistas, e involucre a todas ellas en la actividad política, especialmente a las menos favorecidas.

2. Vivir la espiritualidad unida al compromiso con la ética y la justicia, en particular con los más desfavorecidos y empobrecidos, promoviendo acciones políticas que potencien al ser humano de modo integral.

3. Rescatar el lugar central de la dignidad humana y lo inviolable de la libertad de conciencia, así como el debido respeto a la naturaleza.

4. Compartir nuestras diferentes sensibilidades y experiencias humanas, impulsando la amistad entre los pueblos, la interculturalidad y el diálogo interreligioso.

5. Promover la paz entre las diferentes culturas y tradiciones religiosas y espirituales, rechazando la guerra como método de resolución de conflictos.

6. Practicar y apoyar la no violencia activa como modo de vida y como método de acción política y social, en especial cuando se requiera la resistencia frente a cualquier abuso.

7. Denunciar los abusos de poder vengan de donde vengan: de la religión, de la política, de la economía, de las ideologías o de cualquiera de las alianzas entre éstas.

8. Abogar por un estado laico en el que ninguna religión ni ideología sea privilegiada sobre las demás, y en el que todas sean debidamente respetadas.

9. Promover un nuevo tipo de educación y formación humana que incluya todas las dimensiones, no sólo las racional-cognitivas, en busca de un modelo educativo más humano, democrático y fraterno.

10. Estimular el espíritu crítico y autocrítico de todo ser humano, esencial para nuestro crecimiento personal y colectivo.

11. Fomentar la ética de la responsabilidad y del cuidado en aras de un desarrollo humano integral.

12. Dar a conocer a las y los buscadores espirituales que nos parece que hoy PODEMOS es el proyecto político que permite vivir mejor estos valores de la espiritualidad comprometida y transformadora que el círculo impulsa.

13. Integrar desde la espiritualidad, en este círculo, los planteamientos políticos de PODEMOS, favoreciendo siempre la esperanza frente al miedo.

14. Potenciar la espiritualidad y la ética abiertas, no dogmáticas, renovadas y renovadoras, integrales, humanas y humanizadoras, como dimensión fundamental del ser humano.

WEBS DEL ENTORNO DEL ENCUENTRO

 

One thought on “Visión

  1. Pingback: Podemos y la Nueva Era, un peón mas del New Age | Un Técnico Preocupado

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s